Talleres de musicoterapia inclusiva, empezamos ya!!

Estamos encantados de informaros que ya empezamos con nuestros talleres de musicoterapia inclusiva impartidos por Begoña, fundadora de ARQUITECTOS DE SONIDOS .

Son talleres lúdicos, donde niños y niñas con y sin necesidades especiales, compartirán un rato de música, ritmo y diversión, aprovechando al máximo esta actividad que potencia las habilidades sociales, trabaja motricidad fina y gruesa, así como  la estimulacion de los sentidos y el desarrollo cerebral.

Hemos abierto los siguientes grupos y mañana tenemos un lleno absoluto en la inauguración!

 Taller FANTASIA MUSICAL 16-17hs.

 Taller SONATA DE COLOR 17-18hs.

Begoña, nuestra musicoterapeuta, nos explica un poco más :

“La musicoterapia, consiste en “jugar con la música”,  aprovechándose a su vez el niño de todos y cada uno de los beneficios de ésta.

Es una aplicación científica del sonido, la música y el movimiento para estimular el cerebro y las zonas del cuerpo humano que ayudan a equilibrar funciones orgánicas y psicológicas concretas, beneficiando al niño de diversas maneras:

-facilita en el niño la comunicación

-promueve la expresión de los problemas e inquietudes a nivel individual

-favorece la integración e interrelación social

-desarrolla la coordinación motriz fina y gruesa

-favorece el desarrollo emocional y afectivo,

-agudiza la percepción auditiva y táctil,

-ayuda a mejorar el aprendizaje escolar,

-estimula el lenguaje infantil,

-ayuda a controlar la ansiedad, miedos y mejora el estado de ánimo.

En definitiva, fomenta que el niño en etapa de desarrollo, se fortalezca en todas sus áreas: a nivel cognitivo, biológico, psicológico, fisiológico, físico, motor, lenguaje, etc…, .

Cómo son mis talleres.

Mis clases son dinámicas, participativas, divertidas y muy variadas. Están adaptadas a todo tipo de edades y cualquier tipo de afectación o discapacidad.

La clase comienza siempre con “la orquesta”,  donde cada niño elige  el instrumento que quiera, diferenciando los instrumentos de viento, cuerda y percusión, así como entre sonido fuerte, suave, silencio, largo, corto, rápido, lento, etc… También les dejo  experimentar ser el director de la orquesta, algo muy especial para ellos. Todo esto les hace familiarizarse con los diferentes tipos de instrumentos, desarrollar el oído, la creatividad, la imaginación y les hace sentir importantes, ya que por unos minutos cada uno de ellos es protagonista de su “pequeña composición” o siendo director. a su vez aprendemos a respetar el turno y el espacio-tiempo que tiene cada compañero, aprenden a trabajar en equipo, el ritmo, la coordinación, educar el oído, identificar una variedad de instrumentos, a la vez que los vamos tocando y escuchando, estimulando a su vez la audición, el lenguaje expresivo, el comprensivo, el área social, la memoria… Después les dejo “crear música” con los diferentes instrumentos y les digo que creen una melodía y un ritmo con el instrumento elegido para posteriormente y uno por uno, nos toquen lo que ellos han creado e inventado.

Después comenzamos una actividad muy interesante. Ponemos diferentes músicas y canciones todas ellas con ritmos y sonidos muy marcados para seguirlos con los pies, piernas, brazos, manos, cabeza (unas veces con todo a la vez y otras veces sólo pies o sólo manos, sólo cabeza, sólo dedos, sólo ojos, etc…) e imitando movimientos pautados por mí, desarrollando además de la audición y el sentido del ritmo, la coordinación, el área motora, el concepto corporal, el área perceptivo-cognitiva y el tono muscular. Esta actividad es la base del concepto #LaDiversidadEnriquece.  Cada uno hará lo que pueda, y todos veremos que somos diferentes y eso es genial!. Que algunos bailan mejor, que otros mueven los ojos y que algunas siguen el ritmo con algunas partes del cuerpo y con otras no.

La diversidad enriquece

Dependiendo del grupo, y siempre adaptándonos a las necesidades de cada uno de los integrantes, hacemos una actividad que les encanta. Les pongo diferentes músicas con diferentes ritmos y tenemos libertad de movimiento. podemos movernos sin parar,  tiramos al suelo, saltar, bailar, observar, dar palmas, etc… intentando seguir siempre el ritmo indicado.

Cuando la música suena todo el mundo a moverse.

Otras veces incluimos pelotas en la actividad. Mientras estamos en movimiento, la pelota debe moverse, tirándola hacia arriba, cogiéndola cada vez uno, pero cuando la música se para (yo la paro bruscamente), todo el mundo quieto. Se hace el silencio por unos segundos y es muy curioso verlos a todos inmóviles como estatuas y callados… bruscamente la vuelvo a poner y de nuevo todo el mundo a moverse y así bastantes veces.

Se lo pasan pipa!.

Cada clase tiene una estructura similar pero actividades diferentes y algunas muy completas, estimulando todas y cada una de las áreas del niño en estas edades: el área motora, área perceptivo-cognitiva, la coordinación, habilidades básicas, tono muscular de todo el cuerpo, orientación espacio-temporal, pensamiento lógico, asociación, concepto corporal, área social y por supuesto diferenciar entre sonido y silencio, movimiento e inmovilidad y aprender el sentido del ritmo.

Después de esto nos quedamos agotados y hacemos una actividad tranquila. Escuchando música clásica de diferentes compositores y músicos y con diferentes instrumentos, unas veces de violín sólo, otra de piano, otra de guitarra, otras veces de percusión, otras de una orquesta entera, etc… mientras podemos pintar un instrumento, hacer una ficha musical, crear algún instrumento con cartón, papel, etc.. (estimulando la grafomotricidad y habilidades manipulativas)  y a la vez les voy diciendo y explicando que instrumentos suenan y quien lo interpreta, para que ellos lo acaben reconociendo solos al oírlo y se vayan familiarizando con los músicos y la música clásica. Les enseño la vida de los músicos más importantes, todo ello claro está, adaptado a las edades de cada uno de los niños, o bien contándoles un cuento de ese músico, una historia o viendo imágenes etc… Todo esto les aporta una cultura musical, a la vez de despertar en ellos una curiosidad por conocer la vida de los músicos, desarrollando la memoria y la asociación, Este último año, estoy muy orgullosa, porque en mis talleres de 2, 3 y 4 años ya reconocían a Vivaldi, Beethoveen y Mozart.

Y lo mejor es cuando los padres me decís que ha reconocido cierta pieza musical de un compositor o reconoce en una canción o pieza varios instrumentos con sólo oírlos una vez… eso para mí, es lo más grande!

Después de esto hacemos diferentes actividades cada día. Unas veces llevo a la clase un instrumento de verdad típico o étnico de otro país (yo colecciono instrumentos de diferentes países como por ejemplo el timbal, el wengué, el gong, la ocarina, etc…, )   y les explico de que material está hecho como se toca, de qué lugar procede… y se lo dejo tocar y les interpreto algo.

Esto para ellos es como tocar un tesoro! Les encanta! y se sienten muy importantes y especiales. Esto es muy bueno para desarrollar los niveles perceptivos-cognitivos, la audición, la comprensión y el conocimiento de la música y del instrumento, la cultura musical y  a su vez aprendemos a escuchar, fomento la atención y a respetar el turno y el espacio-tiempo que tiene cada compañero.

NEUROISEL MUSICOTERAPIA

Otras veces, jugamos a adivinar melodías que yo les toco en un instrumento o tarareando, pero siempre, siempre, sin letra, sin cantar, sólo música. Por ejemplo la música de canciones infantiles, de dibujos animados, o de películas, etc…, en definitiva, canciones de niños conocidas por todos ellos y ellos tienen que adivinar de que es o cual es. Esto para potenciar la audición, fomentar la atención, desarrollar la memoria, hacer asociaciones, desarrollar el lenguaje expresivo y comprensivo y el área social.

Cómo última actividad, dependiendo como les vea de cansados, unas veces siguiendo un baile que yo proponga y otras veces expresión libre o por parejas, elegimos una canción que o bien elijo yo o bien les pregunto qué quieren escuchar y “bajo petición” de cada día un niño, bailamos dejándonos llevar, descargando adrenalina y la ansiedad del día y haciéndoles sentir a gusto con ellos mismos. Aprendiendo sin darse cuenta mediante el juego, que la música es un medio para descargar tensiones y ansiedad y sentirse bien con uno mismo…

Otras veces contamos un cuento de cualquier tipo de tema relacionado con la música, acompañados siempre de música clásica relajada, relajándonos y encontrando sosiego, aprendiendo sin darse cuenta también, a relajarse con la música. En definitiva, a interiorizar poco a poco, desde bien pequeñitos, que la música es un instrumento y un medio que siempre nos aporta bienestar y es necesaria para nuestra vida.

Al final de la clase, siempre hacemos una relajación final, escuchando música clásica, respetando el silencio y aprendiendo a disfrutar de la “escucha musical”. A la vez, les pido que expresen qué sienten y en qué piensan en ese momento oyendo la música.

Además de todas estas actividades, hacemos muchas más, para que sea siempre un taller muy variado y divertido! 

 

También hago un seguimiento continuo a cada niño y me gusta transmitir a los padre de forma muy cercana y directa, todo lo que voy experimentado y observando con cada uno ellos… comentándoles todo para que la evolución y bienestar de los pequeños sea cada vez mejor.

Espero que vengáis a conocer nuestros talleres de musicoterapia inclusiva en NEUROISEL y veáis a vuestros peques disfrutar tanto como yo! “

Begoña González de Garay León

Fundadora y Musicoterapeuta de ARQUITECTOS DE SONIDOS

 

Si queréis saber más, podéis ver  en nuestra sección de servicios los precios y días en que damos los talleres, o contactarnos en cualquier momento.

Os esperamos!